Esta semana nuestra invitada especial es Miryam Morales, la persona que hay detrás de SaSaSú. Miryam, con un gran esfuerzo y cuidando el más mínimo detalle ha conseguido enamorarnos con sus diseños y “ese toque” diferente y divertido que tiene cada uno de sus bolsos.

Hace un par de años decidí que era el momento de arriesgarse y apostar por lo que de verdad me gusta, la moda.

Antes de nada, ¿Quién es Miryam Morales?

Soy una apasionada de la moda y una persona inconformista que nunca se cansa de soñar. Tengo 26  años, estudié Derecho y ADE, y hace un par de años decidí que era el momento de arriesgarse y apostar por lo que de verdad me gusta, la moda.

¿En qué consiste SaSaSú?

SaSaSú está orientada a mujeres atrevidas que les gusta poner un toquecito de sal en sus looks. La esencia de la marca es que, aunque llevemos ropa básica (una blusa blanca y unos vaqueros, por ejemplo) te pongas un Sasasú y no necesites más. Además de la originalidad, otro pilar fundamental de Sasasú es el cuidado de cada detalle y lo hecho a mano.

¿Cómo surgió la idea de negocio?

Al principio no era más que un hobbie, y no fue hasta mucho después cuando empecé a verlo como un negocio.

Un verano mi abuela estaba haciendo un bolso de ganchillo para una amiga, y al verla se me encendió la bombilla. Mi tío me dio algunos retales de cortinas y con ellos (y con la ayuda de mi abuela) empecé a hacer unas carteras de mano.

Cuando se las enseñé a mis amigas me animaron a ponerlas en las redes sociales, y cuál fue mi sorpresa cuando empecé a tener seguidores. Al principio no era más que un hobbie, y no fue hasta mucho después cuando empecé a verlo como un negocio.

Desde siempre he sentido la necesidad de emprender, ya que nunca he encontrado la vocación en la carrera que estaba estudiando, ni en ningún otro oficio. Cuando terminé la carrera me fui un año a Manchester con la excusa de perfeccionar el inglés, pero la realidad era que estaba perdida y no sabía cómo orientar mi fututo. Después empecé a trabajar en una consultoría y a hacer el master de acceso a la abogacía, y fue ahí cuando me di cuenta que eso no era para mí, y que era el momento de arriesgarme y apostar por Sasasú.

¿Cómo fueron los comienzos? ¿Tuviste que pedir ayuda?

Decir que el comienzo no fue duro sería mentir, pero aún hoy lo sigue siendo. Ser autónomo es una incertidumbre constante, y hay que ser muy fuerte psicológicamente.

Mi mayor miedo siempre ha sido estar equivocándome por dejar pasar las oportunidades laborales que me ofrece la carrera que estudié y que, cuando me dé cuenta, sea tarde. Pero también es cierto que a día de hoy me encanta lo que hago y me siento muy realizada. Estoy segura que no sentiría lo mismo de dedicarme a otra cosa.

Mi mayor miedo siempre ha sido estar equivocándome.

Si te refieres a ayuda económica nunca he pedido financiación, empecé con lo poquito que tenía ahorrado y desde entonces he ido reinvirtiendo los ingresos que iba teniendo. Si bien, a lo largo de este camino ha habido muchísimas personas que me han ayudado, de una u otra forma, ya sea acompañándome a los markets, ayudándome con las fotos, o simplemente escuchándome cuando lo he necesitado.

¿Te has enfrentado a dificultades durante la puesta en marcha de tu negocio?

A muchísimas, pero sin duda lo más difícil para mí ha sido el total desconocimiento que tenía del sector cuando empecé, y además no conocía a nadie que me pudiese instruir, por lo que todo era un aprendizaje constante, y aún hoy, en muchos aspectos, lo sigue siendo.

¿Hay alguno de tus diseños que haya sido especial para ti?

Sin duda, el modelo de flecos. Cuando diseñé el primer sasasú de flecos hasta se me saltaron las lágrimas cuando lo vi terminado, tarde cuatro días en hacerlo. Desde entonces ese modelo es la pieza estrella de cada colección.

Gracias a Instagram supe que uno de los diseños de SaSaSú lo realizasteis en colaboración con una grafitera de Murcia. Cuéntame un poco cómo surgió esa fusión.

A Roxana la conocí esta navidad en la muestra de artesanía, ella también es una persona super inquieta que lleva muchísimos proyectos para delante. Desde el primer momento congeniamos muy bien, y un día tomándonos un café surgió la idea de fusionar sus grafitis con mis bolsos.

En cuanto nos terminamos el café nos fuimos al taller y nos pusimos manos a la obra, y tan solo un par de horas después ya teníamos claro qué queríamos hacer.

¿Estáis en la actualidad llevando a cabo otro tipo de colaboraciones?

Uno de mis principales canales de comunicación son las redes sociales, principalmente Instagram, por lo que siempre que puedo intento colaborar con blogger para que puedan dar a conocer mi producto.

Cuéntanos qué consigues gracias a Instagram que no logras con otras herramientas. 

Instagram me permite tener un trato más personalizado con mis clientas, ya que tienen la posibilidad de hacerme llegar todas sus dudas sobre el producto, el envío, la forma de pago…, y a la vez me permite mostrarle más fotos de los diseños o posibilidades a la hora de combinarlo.

¿En qué lugares, establecimientos o webs podemos encontrar un bolso SaSaSú?

Lo podéis encontrar en nuestra página web www.sasasu.es y en nuestro atelier. De momento, no vendemos a otras tiendas ya que los márgenes con los que trabajamos son muy reducidos.

Suelo asistir a muchos de los markets que se realizan en la Región. Para mí siempre es una muy buena experiencia porque me permite hablar con mis clientas directamente, que puedan ver los bolsos en persona y probárselos.

Para terminar, ¿cómo te ves en 10 años?

Dentro de 10 años me encantaría poder seguir con Sasasú y conseguir que sea una marca consolidada. Además, me gustaría que no solo fuera una marca de bolsos sino atreverme con otro tipo de complementos.

Si te ha gustado el contenido no dudes en compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *